¿Te ayudamos? 961140203 email
Campos electromagnéticos pulsados para el tratamiento del dolor crónico

Campos electromagnéticos pulsados para el tratamiento del dolor crónico

¿Sabías que 4 de cada 10 españoles sufren dolor crónico?

El doctor William Pawluk es uno de los mayores referentes a nivel mundial en el uso de los campos electromagnéticos pulsados (CEMP) o lo que es lo mismo, uno de los mejores especialistas y estudiosos de la magnetoterapia.

Sus investigaciones le llevaron a determinar que la magnetoterapia es un tratamiento eficaz contra el dolor, con una ventaja principal respecto a otros fármacos. Es inocuo y, por tanto, no tiene prácticamente contraindicaciones, ni efectos secundarios. Esto es bastante importante ya que, aunque la gente no lo sabe, anualmente muchas personas pierden la vida como consecuencia de la ingesta continuada de medicamentos contra el dolor, que puede derivar en un sangrado gástrico, que a su vez puede provocar la muerte.

A esto hay añadir que, muchas veces, la medicación que se emplea para combatir el dolor son opiáceos, lo que puede dar lugar a un serio de problema de adicción.

La magnetoterapia o terapia con campos electromagnéticos pulsados abre una alternativa más que atractiva para combatir el dolor crónico sin riesgos asociados.

Además es posible doblegar el dolor tanto en entornos clínicos como a través de uso doméstico gracias a los equipos de magnetoterapia portátiles.

Dolor crónico y magnetoterapia

Gracias a la magnetoterapia se pueden abordar las causas subyacentes del dolor, incluida la inflamación, que es un factor importante en la aparición de este.

Prestar atención a lo que causa el dolor es importante para encontrar soluciones sostenibles y tratar de curar la disfunción.

Diversas investigaciones llevadas a cabo por Pawluk han demostrado que los campos electromagnéticos pulsados (CEMP) son efectivos en numerosas patologías relacionadas con el dolor, entre las que se incluyen: artritis, bursitis, síndrome del túnel carpiano, lesiones del disco cervical, fibromialgia, fracturas, espasmos musculares, dolor nervioso, neuropatía periférica, fascitis plantar, dolor posoperatorio, esguinces y/o dolor causado por un traumatismo.

Teniendo en cuenta que el dolor crónico afecta a un 18% de la población española, con una intensidad entre moderada e intensa en el 12% de los casos, está claro que el uso de una terapia eficaz y cómodamente aplicable en casa es necesaria para mejorar la calidad de vida de los pacientes que deben convivir con ello.

Los mecanismos de acción de la magnetoterapia (reducción de la inflamación, el edema y las contracciones musculares; reparación de tejidos; y su efecto vasodilatador) favorecen la recuperación de pacientes con enfermedades relacionadas, especialmente, con el aparato locomotor.  

Además, según Pawluk los CEMP “tienen efectos directos e indirectos sobre la percepción del dolor en el cerebro. Afectan la activación de las neuronas, el movimiento de los iones de calcio, los potenciales de membrana, las endorfinas, la dopamina, el óxido nítrico y la regeneración nerviosa”. También, la magnetoterapia puede mejorar la circulación, el metabolismo celular, la oxigenación de las células y las prostaglandinas. (Jerabek y Pawluk, 1996).

Por otra parte, el uso de la magnetoterapia combinada con analgésicos puede reducir la dependencia de la medicación para controlar el dolor. Así lo demuestra otro estudio que utilizó los CEMP de muy alta frecuencia para el tratamiento del dolor del ganglio de la raíz dorsal cervical (Van Zundert et al., 2007). Según esta investigación, la necesidad de analgésicos fue cayendo paulatinamente después de 6 meses.  

Para más información sobre aplicación de la magnetoterapia puede escribirnos a contacto@magnetoterapiaem.com o seguirnos en nuestras redes sociales.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados