¿Te ayudamos? 961140203 email
Ejercicios y tratamientos para combatir la lumbalgia

Ejercicios y tratamientos para combatir la lumbalgia

En más de una ocasión hemos comentado que el dolor de espalda, concretamente el dolor lumbar, es uno de los más frecuentes entre la población. Para ser exactos es el dolor crónico de mayor incidencia en nuestro país.

Afecta además a personas de todas las edades, sexo y condición por lo que es una patología bien conocida por prácticamente todo el mundo.

Si quieres saber más sobre esta dolencia como causas, síntomas, etc. te recomendamos que leas este artículo que publicamos hace algunas semanas.

En el artículo de hoy vamos a centrarnos más en cómo prevenir el dolor lumbar o cómo rehabilitar la espalda gracias a la práctica de una serie de ejercicios, reforzados con magnetoterapia de uso domiciliario.

3 EJERCICIOS PARA ALIVIAR EL DOLOR LUMBAR

Para el tratamiento del dolor lumbar es fundamental fortalecer el core y estirar la espalda.

Tener fuerte la musculatura abdominal ayudará a evitar las molestias derivadas de la sobrecarga, las hernias o las malas posturas.

Por tanto, los ejercicios para fortalecer la musculatura son claves si queremos prevenir o acabar con el temido dolor de espalda.

Estos tres ejercicios/estiramientos que vamos a explicar son algunos de los que todos deberíamos incorporar a nuestra rutina para tener una espalda de 10.

1.- Estiramiento Mahometano

Con esta postura conseguimos estirar la espalda y relajar la musculatura. Para realizarla tenemos que colocarnos de rodillas en el suelo con los talones pegando a los glúteos. Los brazos los extendemos por encima de nuestra cabeza, separando bien los hombros de la cabeza, y los estiramos lo máximo posible, siempre con los glúteos pegados en los talones.

Mantenemos esta posición unos 10 segundos y volvemos a repetir.

Estiramiento Mahometano: ejercicio para aliviar el dolor de espalda

2.- Lomo de Gato

El ejercicio del lomo de gato es uno de los más recomendados a la hora de prevenir, tratar o rehabilitar la espalda. Gracias a este ejercicio podemos mejorar nuestra movilidad y flexibilidad de la columna y aliviar la tensión muscular, especialmente en la zona de las lumbares.

Para realizar el ejercicio, hay que colocarse a cuatro patas en el suelo, simulando un gato, de ahí su nombre. Es muy importante colocar las manos alineadas con los hombros y las rodillas deben estar alineadas al ancho de la cadera. Para una ejecución más eficaz se debe activar el abdomen, lo cual se consigue apretándolo y metiendo el ombligo hacia dentro.

Una vez adoptada la postura correcta, se inicia el ejercicio inhalando aire por la nariz mientras arqueamos la zona lumbar al mismo tiempo que levantamos la cabeza. Es importante arquear la espalda lo máximo que podamos. Mantenemos la posición unos cinco segundos, aproximadamente el tiempo que dura la respiración.

El lomo de gato, ejercicio para rehabilitar la espalda

El siguiente paso es exhalar el aire por la boca mientras arqueamos la espalda en sentido inverso y llevando el mentón hacia el pecho. Mantenemos esta posición unos segundos, y volvemos a repetir el ejercicio entre 12 y 15 veces.

3.- El puente

Para este ejercicio nos tumbaremos boca arriba con las rodillas flexionadas. Los brazos los colocamos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos hacia abajo. Desde esa posición, nos apoyamos sobre los pies levantamos los glúteos y la espalda, apoyándonos únicamente sobre las escápulas. Debe ser un movimiento progresivo y controlado en el que mantendremos los glúteos activos (apretados) en todo momento. Una vez alcanzada la posición (ver imagen que ilustra este artículo) aguantamos cinco segundos y volvemos a la posición inicial despacio, notando como vamos apoyando poco a poco primero las dorsales, luego las lumbares y finalmente los glúteos.

Repetir este ejercicio 10 veces.

Para la prevención del dolor de espalda, los especialistas recomiendan también el uso de mobiliario ergonómico en el entorno laboral donde pasamos una buena parte del día, levantarse cada hora y moverse unos minutos, practicar deporte de forma habitual y tener una alimentación sana y equilibrada.

Realizar a diario esta serie de ejercicios es muy eficaz para tratar el dolor lumbar o dolor de espalda en general, sobre todo, si la compaginamos también con sesiones de magnetoterapia domiciliaria.

Aplicar todos los días una sesión de esta terapia de campos electromagnéticos pulsados, ayudará a relajar la musculatura, disminuir la inflamación y eliminar el dolor, actuando en el foco del problema.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados