¿Te ayudamos? 961140203 email
Estudio sobre la magnetoterapia en el dolor muscular (DOMS)

Estudio sobre la magnetoterapia en el dolor muscular (DOMS)

¿Alguna vez has sentido dolor muscular después de una actividad física poco habitual o de un nuevo entrenamiento? Si es así, tu dolencia tiene nombre propio: Dolor Muscular de Inicio Retardado (DOMS).

A diferencia del dolor muscular agudo que aparece mientras estamos realizando la actividad en cuestión, el DOMS se hace notar entre 12 y 24 horas después de haber practicado ejercicio o la actividad que ha supuesto un sobreesfuerzo. De ahí su nombre.

Este dolor muscular de inicio retardado surge como consecuencia de un daño muscular que tiene lugar durante el esfuerzo. Normalmente se trata de pequeños desgarros o lesiones microscópicas que indican que nuestros músculos se están adaptando a la nueva actividad.

Ojo, que no solo surge como consecuencia del deporte, también puede hacer acto de presencia en personas que de forma esporádica realizan trabajos de jardinería, mudanzas o cualquier otro trabajo que suponga un esfuerzo físico extenuante.

Esta patología, por lo general, no entraña serios problemas de salud, sin embargo, puede llegar a ser muy molesta.

Tratamiento para el DOMS

La aplicación de frío, la estimulación eléctrica, los masajes manuales, los estiramientos y la administración de analgésicos han sido, hasta hace relativamente poco tiempo, los tratamientos más comunes para paliar los síntomas del dolor muscular de efecto retardado.

Sin embargo, en una revisión que se hizo sobre 35 estudios de la materia, las conclusiones echaron por tierra la efectividad de algunos de estos tratamientos. Sin ir más lejos, se concluyó que los masajes no tenían una alta capacidad de recuperación, sino que solo servían para aliviar ligeramente los síntomas del daño muscular inducido por ejercicio.

Los estudios sobre la eficacia de los estiramientos o los ejercicios de baja intensidad para combatir el DOMS no aportaron evidencias. En cambio, si que existen investigaciones que respaldan el uso de la magnetoterapia o terapia de campos electromagnéticos pulsados (CEMP) para ayudar a aliviar el dolor muscular y favorecer la recuperación.

Eficacia de la magnetoterapia en el dolor muscular

El estudio que avala la utilización de la magnetoterapia para el tratamiento del DOMS se realizó sobre 30 voluntarios sanos que tuvieron que realizar una serie de ejercicios, con repeticiones lentas y rápidas, focalizados en el bíceps.

Finalizada la sesión de ejercicios a una parte de la muestra se les aplicó magnetoterapia y a otros placebos. El resultado fue claro y no dejó lugar a dudas: la terapia con campos electromagnéticos fue más eficaz, recuperándose mucho antes los voluntarios tratados con magnetoterapia que con placebo. Gracias a la magnetoterapia se redujeron los síntomas, incluido el dolor y se consiguió recuperar la fuerza muscular a los niveles previos al ejercicio

También parece quedar demostrado que es posible prevenir el dolor muscular de inicio retardado mediante la aplicación de magnetoterapia durante la práctica del ejercicio o justamente después.

Además, si se utiliza la magnetoterapia antes de la actividad física aumenta la producción de ATP y la circulación a los músculos, reduciendo así las posibilidades de lesión y dolor muscular posterior.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados