¿Te ayudamos? 961140203 email
Fascitis plantar: dolor en la planta del pie

Fascitis plantar: dolor en la planta del pie

La fascitis plantar es una enfermedad del pie bastante frecuente, afecta al 25% de la población aproximadamente, cuya principal característica es el dolor.

Un dolor que puede llegar a ser muy intenso sobre todo después de un reposo prolongado, por ejemplo, después de levantarte por la mañana.

En el artículo de hoy vamos a tratar de explicar cuáles son las causas de la fascitis plantar, cómo prevenirla y, sobre todo, cómo tratarla para que puedas poner remedio cuanto antes a esta dolencia.

Causas de la fascitis plantar

Esta enfermedad aparece cuando se inflama la fascia plantar, es decir, las fibras que rodean la musculatura del pie que va desde el talón hasta los dedos.

No hay una única causa de la fascitis plantar.

De hecho, esta patología puede ser el resultado de un sobreesfuerzo en la actividad física diaria, un mal calzado o el sobrepeso, por ejemplo. También existen factores biomecánicos como la forma del pie.

Se manifiesta en forma de dolor en la planta del pie, que puede llegar a ser muy persistente en el tiempo. Un dolor que como avanzábamos al comienzo de este texto, es más intenso a primera hora de la mañana, y según avanza el día (y nuestra actividad), va aminorando, pero permanece ahí, de forma latente, en la mayor parte de los casos.

El dolor suele ir acompañado de una leve inflamación y, a menudo, de mayor sensibilidad en la parte inferior del pie.

Su impacto es realmente negativo en la calidad de vida de los pacientes ya que impide el movimiento normal de las personas debido al dolor que genera. Como consecuencia de esto, muchas personas desarrollan cuadros emocionales como ansiedad o estrés.

Cómo prevenir la fascitis plantar

El diagnóstico de la fascitis plantar es relativamente sencillo. Tras una pequeña entrevista con el paciente y una exploración física es posible. También es frecuente que se realicen radiografías para descartar otras posibles patologías como fracturas, quistes o espolones. 

Algunos aspectos a tener en cuenta para prevenir esta patología pasan por utilizar un calzado adecuado, utilizar plantillas podológicas si fuera necesario según tu forma del pie o no cargar en exceso la fascia plantar ni realizar sobreesfuerzos.

Tratamiento para la fascitis plantar

En los casos más graves de fascitis plantar será necesario realizar infiltraciones. Un tratamiento que puede resultar bastante doloroso por la zona donde se inyecta.

Afortunadamente, existen otros tratamientos que, si se realizan de forma adecuada, ayudan a combatir la enfermedad y a mitigar sus síntomas. Es el caso de la magnetoterapia.

La magnetoterapia resulta realmente efectiva para el tratamiento de la fascitis plantar. Su efecto analgésico y antiinflamatorio ayudarán a la recuperación del paciente. Es importante también que durante los primeros días de tratamiento no forcemos en exceso y hagamos un reposo relativo.

Al ser una dolencia que puede alargarse mucho en el tiempo, muchos fisioterapeutas recomiendan el uso de equipos de magnetoterapia domiciliarios ya que permiten aplicar el tratamiento de forma regular, sin interrumpir los ciclos, ni siquiera los fines de semana.

En Magnetoterapia EM contamos con los mejores dispositivos de magnetoterapia domiciliaria que existen en el mercado, siendo lo más vendidos en Europa. Además, gracias a nuestro servicio de atención al cliente ofrecemos asesoramiento gratuito antes, durante y después de la compra.

Si necesitas más información sobre la magnetoterapia o nuestros dispositivos no dudes en escribirnos a contacto@magnetoterapiaem.com

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados