¿Te ayudamos? 961140203 email
Tendón de Aquiles ¿por qué me duele cuando corro?

Tendón de Aquiles ¿por qué me duele cuando corro?

Uno de los deportes que se ha puesto más de moda, sobre todo desde que se ha desatado -afortunadamente- la furia por la vida sana, es correr.

La práctica del runningtiene varios atractivos, entre ellos el poder hacer deporte al aire libre sin necesidad de recurrir a los gimnasios o a la compra de equipos aparatosos como elípticas, steps o bicicletas estáticas.

Correr nos permite ejercitarnos y disfrutar de nuestro entorno con poca cosa. Basta unas zapatillas un poco decentes para poder lanzarnos a las calles o parques a practicar este deporte, que cada vez tiene más adeptos.

Desde aquí animamos a todo el mundo a que corra, pero cuidado, porque las carreras, aunque parezcan cosa de críos también entrañan riesgos.

Unas de las partes de nuestro cuerpo que más sufre cuando corremos es el tendón de Aquiles y de esa parte de nuestro cuerpo es de la que vamos a hablar hoy en este artículo.

¿Qué es el tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles es el tendón más fuerte y grande de nuestro cuerpo (15 centímetros de largo), y es el encargado de conectar el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón del pie. Pero esto no quiere decir, que no pueda lesionarse. Lo hace, y más frecuentemente de lo que se piensa.

Entre otras cosas, el tendón de Aquiles está sometido a grandes tensiones, soporta el peso del cuerpo y tiene un suministro de sangre limitado. Esto hace que tú tendón de Aquiles, sea susceptible de sufrir muchas lesiones, especialmente si eres atleta, ya que lo llevarás más al límite.

Algunas de las lesiones más comunes que afecta a esta parte del cuerpo en los runners son:

Afecciones más comunes del tendón de Aquiles

  • Tendinitis aquílea: inflamación derivada del desgaste del tendón de Aquiles. Se manifiesta con dolor y rigidez localizados en la parte posterior del talón.
  • Tendinosis aquílea: engrosamiento y rigidez del tendón, que la hacen más susceptible a microdesgarros. Su principal síntoma es el dolor prolongado en la parte posterior del talón.
  • Bursitis aquílea: hace referencia a la lesión o inflamación del saco de líquido que amortigua el tendón en la zona del talón. Suele estar originado por el uso de zapatos bajos o cualquier otra presión externa, así como por la rotura  parcial del tendón.
  • Rotura del tendón de Aquiles: es el desgarro total o parcial del tendón de Aquiles debido a trauma directo, es decir, un golpe fuerte, un mal aterrizaje después de una caída o un salto, o por un sobreesfuerzo (actividad física excesiva). Aquí su síntoma es clarísimo: dolor insoportable e incapacidad para soportar peso con el pie afectado.

Prevención y tratamientos

A la hora de evitar las afecciones del tendón de Aquiles, los runners deben regular cuidadosamente la cantidad de ejercicio que practican, puesto que un exceso de actividad puede llevar a inflamaciones y desgarros del tendón.

Asimismo, el empleo de calzado cómodo resulta igual de importante ya que, como hemos visto previamente, la presión excesiva en la zona del talón también puede llevar a inflamaciones.

Uno de los tratamientos más empleados para hacer frente a las lesiones del talón de Aquiles es la magnetoterapia, una terapia física, indolora, basada en la aplicación de campos electromagnéticos pulsados (CEMPs) capaces de estimular la regeneración de las células del cuerpo humano, disminuir la inflamación y aliviar el dolor.

Gracias a su efecto antiinflamatorio y su capacidad para regenerar tejidos, así como la ausencia prácticamente total de contraindicaciones, la magnetoterapia resulta una vía de tratamiento habitual cuya eficacia ya ha sido reconocida por fisioterapeutas y centros de rehabilitación, quienes han incorporado la magnetoterapia como uno de sus principales tratamientos a la hora hacer frente a las afecciones del talón de Aquiles.

Te animamos a que eches un vistazo a nuestra página web y descubras todas las aplicaciones de la magnetoterapia así como las ventajas de tener tu propio equipo de magnetoterapia domiciliario.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados