¿Te ayudamos? 961140203
Magnetoterapia I-tech Mag
Tipos de lesiones más frecuentes en ciclistas

Tipos de lesiones más frecuentes en ciclistas

Hasta hace relativamente poco, los españoles no nos caracterizábamos, precisamente, por llevar una vida muy activa.

Por suerte, en los últimos años, hemos ido aparcando el sedentarismo en favor del deporte, el culto al cuerpo y un estilo de vida saludable que han propiciado que se produzca un boom de ciertos deportes.

Primero fue el running, de unos años a esta parte se han multiplicado el número de corredores no profesionales que se han calzado unas zapatillas para ponerse en forma. Además, las carreras populares han sido un buen reclamo para muchos deportistas novatos, que encontraban en este deporte una vía de escape, de sociabilización y de sentirse bien.

Después se empezó a poner muy de moda también el triatlón. El número de triatloners ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años si bien es cierto que hasta hace relativamente poco, esta práctica era casi desconocida.

Y paralelamente al furor del triatlón se fue despertando una fascinación hacia la práctica del ciclismo, tanto de carretera como de montaña.

Hoy en día no es raro ver a cientos y cientos de ciclistas haciendo rutas, especialmente los fines de semana. Para muchos, la bicicleta se ha convertido en una compañera inseparable y eso, que no es de los deportes más fáciles precisamente.

Esta pasión por el ciclismo, y el deporte en general, ha hecho que se incremente el número de personas afectadas por lesiones relacionadas con la actividad deportiva.

En otras ocasiones hemos hablado sobre las lesiones más habituales de los corredores y las patologías que más afectan a los triatletas. Y hoy llega el turno de hablar de las lesiones más frecuentes de los ciclistas. ¿Estás preparado/a? Allá vamos.

Lesiones habituales en ciclismo

Una de las razones que lleva a los ciclistas a lesionarse es precisamente la cantidad de horas que soportan sobre la bicicleta. Esto es debido a la posición y a los gestos repetidos que se mantienen durante horas, porque no podemos olvidar que el ciclista va en tándem siempre con su bici. No hay otra opción.

Precisamente una mala posición sobre la bicicleta, repetida o ampliada en el tiempo, es la responsable de muchas de las lesiones en ciclismo. Hacer un estudio biomecánico es una buena opción para evitar posibles lesiones o al menos minimizar su impacto pero no todo el mundo sabe lo que es, o no quieren invertir en ello.

Dicho esto vamos a ver las lesiones más frecuentes en los ciclistas según su tipología:

Lesiones de tipo traumático

Las lesiones traumáticas son aquellas que se producen como consecuencia de una caída o un golpe. Hay que asumir que todo deportista, antes o después, va a pasar por un percance de este tipo y puede ocurrir que no te resientas o que haya alguna rotura o fisura. ¡Son los gajes del deporte! Afortunadamente, este tipo de lesiones no suele ser grave y en un par de semanas o tres puedes retomar la práctica deportiva.

Los zonas más afectadas por las caídas y fracturas asociadas a los ciclistas suelen ser las muñecas, los codos, la clavícula y las rodillas.

Lesiones de tipo traumatológico

Cuando hablamos de lesiones traumatológicas nos referimos a dorsalgia (dolor de espalda), cervicalgia (dolor de cuello) o lumbago (dolor en la zona lumbar)

Estas lesiones están asociadas a la sobrecarga resultante de una postura inadecuada sobre nuestra compañera, la bicicleta.

En este caso, es muy importante intentar corregir la postura porque puede derivar en una patología crónica y molesta que incluso puede llevarnos a decir adiós a nuestra práctica deportiva.

Lesiones de tipo muscular

Las lesiones de tipo muscular más frecuentes relacionadas con el ciclismo son las que afectan al bíceps femoral, debido a la sobrecarga muscular.

Los isquiotibiales de los ciclistas también suelen resentirse a menudo. Se manifiesta normalmente como contracturas o calambres musculares.

Finalmente, los cuádriceps y los abductores son otros de los músculos más afectados por el sobreesfuerzo que implica el trabajo realizado por el ciclista. La forma de manifestarse es dolor y sobrecarga en la zona afectada.

Además de estas, existen otras lesiones habituales en ciclismo como pueden ser la concropatía, o la tendinitis, afecciones que hay que cuidar y tratar a tiempo si no queremos que deriven en una patología crónica.

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados