¿Te ayudamos? 961140203 email
5 tips para convivir con artrosis en invierno y sin dolor (o casi)

5 tips para convivir con artrosis en invierno y sin dolor (o casi)

Con la llegada del invierno, es habitual que nuestro cuerpo se resienta. Especialmente todo lo que tiene relación con la musculatura y las articulaciones es especialmente delicado, ya que se caracterizan por resultar muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura.

Este es el caso de las personas que padecen artrosis, un tipo de patología reumática que lesiona el cartílago articular y que hace necesario adoptar una serie de precauciones para protegernos del dolor que ocasiona cuando los grados del mercurio comienzan su particular descenso.

En este artículo te explicamos qué es la artrosis, cuál es el perfil de persona que sufre una mayor afectación y cómo podemos lidiar con ella durante el invierno para minimizar sus efectos.

Te adelantamos que la magnetoterapia puede ser tu gran aliada si tu también sufres artrosis o cualquier otro tipo de enfermedad reumática.

¿Qué es la artrosis?

Nuestro cuerpo se compone de diferentes articulaciones que nos permiten realizar diferentes movimientos y obtener una gran funcionalidad. Este tipo de articulaciones están unidas entre sí a partir de conjuntos de huesos, por medio de una cápsula articular. Cada una de estas cápsulas tiene en su interior el fluido sinovial. Y, a su vez, son los extremos óseos que se unen a las articulaciones los que están recubiertos por el cartílago articular.

Este artículo es clave para entender el funcionamiento de la artrosis. Cuando se lesiona, el individuo experimenta dolor y una progresiva rigidez. Que, en último término, se traduce en una incapacidad funcional.

¿A quién afecta la artrosis?

La artrosis afecta principalmente a personas mayores de 70 años. La medicina advierte que, a partir de los 75 años, es habitual que las personas tengan algún tipo de artrosis en sus articulaciones.

Por las características de la patología, suele estar presente más en mujeres que en hombres. Y existen ciertos factores de riesgo, como la obesidad, que pueden propiciar su aparición.

Consejos para convivir sin dolor y artrosis durante el invierno

  • Abriga a tu cuerpo: Es importante lidiar contra el impacto del frío en nuestro organismo. Y, para ello, debemos tratar de abrigarnos para mantener protegidas del frío nuestras articulaciones. Especialmente en aquellas áreas del mismo que se encuentran más expuestas a paliar sus efectos, como es el caso de las manos, las rodillas, las piernas o el cuello.
  • La hidratación asume un gran protagonismo en cualquier momento del año. Durante el invierno, es vital que la cuidemos al máximo. La deshidratación puede provocar una mayor sensibilidad hacia el dolor. Aún en aquellos momentos en los que no sintamos sed, debemos tratar de beber con frecuencia.
  • Natación en piscina: Si tienes la oportunidad, es recomendable que practiquemos la natación en piscina climatizada. No solamente nos ayudará a mantenernos activos, sino que también reforzará la musculatura articular.
  • Incluye en tu dieta la vitamina D: La vitamina D cuenta con un gran protagonismo en nuestro organismo. Un nivel inadecuado puede provocar un incremento de nuestros niveles de dolor.
  • Sesiones de magnetoterapia. Un tratamiento de magnetoterapia, terapia física basada en la aplicación de campos electromagnéticos pulsados (CEMPs), resulta especialmente efectivo para paliar los principales síntomas de la artrosis. Numerosos estudios han dejado constancia de cómo actúa la magnetoterapia para combatir la artrosis, de ahí que sea un tratamiento habitual para hacer frente a esta patología.

Pese a que la artrosis puede suponer un importante hándicap en esta época del año, interiorizar estos consejos es clave para poder minimizar el dolor y disfrutar de los meses de invierno con el equilibrio que nuestro organismo necesita

Comparte este post

¿Quieres saber más sobre Magnetoterapia?

Aparatos de Magnetoterapia recomendados